Cargando...

¿Qué es Dolce Inferno?

+/-

Dolce Inferno es una novela de fantasía paranormal que estoy escribiendo y voy publicando los borradores en este blog para que los leáis. Va a ser una saga y lo que podéis encontrar de momento es la primera parte: Polvo de Estrellas.
La autora soy yo, Luxuria o Lux o Viento según qué lugar de internet. Si lo veis que la publica en algún sitio alguien diferente, avisadme porque seguramente me estarían plagiando.
Sinopsis: Tras la última batalla contra los demonios, los ángeles quedaron muy debilitados por lo que tienen que sufrir un duro entrenamiento para poder pertenecer al Coro Celestial. En esta era el nuevo encargado de adiestrar a los jóvenes principiantes es Gabriel, un ángel al que todos quieren nombrarle arcángel pero él lo rechaza siempre.
Los ángeles, bellas y poderosas criaturas pero que están condenados a no poder amar a nadie mientras que los demonios se esfuerzan por tentarles.
Esta historia se desarrolla en un mundo basado en la Tierra pero una Tierra diferente a la que conocemos, en la que parte está dominada por los demonios y sus defensores y en otras, el poder de la Inquisición,una organización muy avanzada tecnológicamente, se ha logrado imponer. Un mundo donde todos intentan hacerse con el 5º elemento o akasha, el material más valioso y escaso que existe.
Todo se complica a partir de que Amarael, una joven candidata a ángel, conoce a un demonio con el que se ve a escondidas.

Advertencia de contenido

+/-
Esta historia contiene escenas no aptas para todos los públicos: Violencia, lenguaje malsonante, sexo, drogas, incesto, violaciones, orgías. ¡Sea responsable! Algunos temas metafísicos pueden chocar con sus creencias e ideologías. Es una historia de fantasía, si no tiene la mente lo suficientemente abierta no la lea y no moleste a los que les gusta. El mundo en que se desarrolla está basado en la Tierra para que sea menos lioso, pero no es la Tierra, verlo como un universo alternativo.

¿Qué estilo prefieres?

Libros autopublicados

Prólogo 2ª parte




En Zevul, el corazón del equilibrio universal, sólo habitaban ruinas tras la batalla que se liberó contra los demonios varios siglos atrás. Metatrón había ordenado que se quedasen tal cual, sin limpiar la sangre que teñía la blanca piedra. Era el santuario de los héroes del Cielo. En su día esas ruinas habían presenciado la más grande batalla de todas, pero ahora sólo quedaba el fantasma de la ciudad que había llegado a ser. Ahora sólo iban al cuarto cielo los que querían rezar por algún ser querido que había sido víctima de un fatal destino, no, que el destino les había otorgado el privilegio de poder entregar su vida por su país, por su Dios; ésa es la mentalidad que debía tener un ángel.


Un poco más alejado de las ruinas principales se extendía un bosque tan muerto como la piedra, y entre aquel laberinto de árboles cristalizados había una pequeña cueva cuya entrada había quedado camuflada de la vista de todos. En ese olvidado rincón del Cosmos yacían dos mujeres: una no debería estar allí puesto que todos los ángeles la esperaban entre vítores, pétalos blancos y rosados y rodeada de un séquito de querubines, no de humedad y oscuridad. De la otra apenas se reconocía la belleza de la que había sido dueña unos días antes. Aullaba de dolor estremeciéndose y temblando acurrucada en la zona más oscura de toda la cueva, donde a cada rayo de luz se le denegaba el acceso. Donde había habido piel inmaculada y pura ahora sólo había carne corrompida. Era más oscura que un cielo sin estrellas, más negra aún que la oscuridad que dominaba la cueva. Y ya no era suave y tersa sino que estaba cubierta de pequeñas abruptaciones que bullían como el agua hirviendo y erupcionaban escupiendo un líquido negro, tan envenenado como lo estaba el alma de esa pobre criatura. Esos eran los efectos de la Infección.
Zadquiel yacía junto a su pobre hermana.

_Tranquila,estoy contigo, a tu lado.No te dejaré sola_ No había parado de repetir las mismas palabras desde la noche anterior, palabras que quedaban sepultadas bajo los gritos de dolor de su hermana. Clavó los ojos en su mirada para poder hacerlas llegar a la mente pero topó con dos estrellas rojas que emitían un brillo febril y de locura. Ése no era el ángel que había conocido.

Todos sabían lo que les esperaba a los infectados: en cuanto alguien se enterara clamaría su expulsión del Cielo y éso era algo que Zadquiel se había temido desde que la encontró así la noche anterior. Aquella cueva era el "escondite secreto" de las dos hermanas y cuando nadie sabía donde estaba alguna de las dos, seguro que se encontraba allí. Y por ello habían permanecido ocultas en ese lugar: porque no quería que la encontrasen, porque no quería que su hermana sucumbiera al odio y destrucción que poseían a todos los demonios.
No lo permitiría. Había encontrado la solución pero su hermana era más importante que una ceremonia. Sin ritual o no, su amor por Mikael no iba a cambiar y esos sentimientos inundarían a Agneta arrastrando consigo toda la corrupción de su cuerpo limpiándola cada resquicio de su ser. Sin embargo, si la dejaba sola...o la encontraban los ángeles o lo hacían los demonios, aquellos seres que percibían la maldad dondequiera que se encontrara y corrían a celebrabarlo.

Zadquiel se vio obligada a interrumpir esos pensamientos. Una sensación desagradable recorrió todo su cuerpo. Pudo observar a trasluz fragmentos de hielo que cubrían las rocas que hace unos instantes estaban empapadas de humedad. La temperatura había descendido bastante. Se le habían tensado y encrespado hasta las partes mas íntimas de su cuerpo. Y el miedo entró en ella arrasando con cada barrera que ella se había creado.
Este sentimiento sólo se producía cuando un demonio estaba cerca. Y tenía que ser muy poderoso para que un arcángel como ella se sintiera así.
Y entonces un halo de aire congelado se clavó en su nuca produciendo que su cuerpo se estremeciera una vez más.

Amatista dijo...

Zadquiel era el arcangel de la trasnmutacion su poder era cambiar el mal en bien; siempre y cuando la persona estuviera interesada en mejorar jijiji y otras cosas, mas.

Luxuria dijo...

me alegro que haya alguien que entienda de estas cosas, así te resulta más fácil entenderlo, que mucha gente se hace un lío con los nombres(les comprendo, tengo que estar mirando como se escribía cierto nombre para asegurarme de no meter la pata...)

Max dijo...

Creas frases muy buena pero esta es de las mejores:
"topó con dos estrellas rojas que emitían un brillo febril y de locura."
(por ahora ;))

Luxuria dijo...

Gracias Max por comentarme y darme tu opinión!!!

Espera un momento a que se carguen los comentarios