Cargando...

¿Qué es Dolce Inferno?

+/-

Dolce Inferno es una novela de fantasía paranormal que estoy escribiendo y voy publicando los borradores en este blog para que los leáis. Va a ser una saga y lo que podéis encontrar de momento es la primera parte: Polvo de Estrellas.
La autora soy yo, Luxuria o Lux o Viento según qué lugar de internet. Si lo veis que la publica en algún sitio alguien diferente, avisadme porque seguramente me estarían plagiando.
Sinopsis: Tras la última batalla contra los demonios, los ángeles quedaron muy debilitados por lo que tienen que sufrir un duro entrenamiento para poder pertenecer al Coro Celestial. En esta era el nuevo encargado de adiestrar a los jóvenes principiantes es Gabriel, un ángel al que todos quieren nombrarle arcángel pero él lo rechaza siempre.
Los ángeles, bellas y poderosas criaturas pero que están condenados a no poder amar a nadie mientras que los demonios se esfuerzan por tentarles.
Esta historia se desarrolla en un mundo basado en la Tierra pero una Tierra diferente a la que conocemos, en la que parte está dominada por los demonios y sus defensores y en otras, el poder de la Inquisición,una organización muy avanzada tecnológicamente, se ha logrado imponer. Un mundo donde todos intentan hacerse con el 5º elemento o akasha, el material más valioso y escaso que existe.
Todo se complica a partir de que Amarael, una joven candidata a ángel, conoce a un demonio con el que se ve a escondidas.

Advertencia de contenido

+/-
Esta historia contiene escenas no aptas para todos los públicos: Violencia, lenguaje malsonante, sexo, drogas, incesto, violaciones, orgías. ¡Sea responsable! Algunos temas metafísicos pueden chocar con sus creencias e ideologías. Es una historia de fantasía, si no tiene la mente lo suficientemente abierta no la lea y no moleste a los que les gusta. El mundo en que se desarrolla está basado en la Tierra para que sea menos lioso, pero no es la Tierra, verlo como un universo alternativo.

¿Qué estilo prefieres?

Libros autopublicados

Prólogo 3ª parte








Zadquiel reunió todas sus fuerzas para poder volverse. Y allí estaban, brillando en la oscuridad unas pupilas rojas que parecían tener un extraño magnetismo, como dos agujeros negros absorbiendo la poca luz que lograba filtrarse al interior de la caverna. La miraba con una extraña expresión entre odio y satisfacción.
Era horrible y terriblemente magnético a la vez. Mechones grisáceos brotaban formando su enmarañada melena.. Llevaba el torso al aire pero estaba recubierto por una capa de negras escamas que parecían soltar un extraño fluido negro. Sus brazos, también cubiertos por escamas, eran más largos de lo normal. Uno de ellos sujetaba un bastón negro que acababa en una calavera. Zadquiel tenía la impresión de que la observaban desde esas cuencas vacías. Los ángeles más entrenados podían ver el interior de aquellos terribles seres, su verdadera esencia. Le había reconocido (Mikael no solía hablar muy bien de él...)
Los demonios, para estos casos, enviaban a Belial, que era el encargado de reclutar a los infectados y los ángeles le dejaban pasar sólo a él y a dos de sus siervos para que se llevaran al desgraciado.
Se maldijo así misma por haberse descuidado y permitirle que se acercara tanto.

_¿Y a qué se debe el honor la presencia del Señor de las moscas_intentaba con todas sus fuerzas que su voz sonase firme_ en las ruinas de una batalla en la que fue derrotado?
La cosa pintaba muy mal. Se había esperado a Belial pero no a Belcebú además de que sentía la presencia de más ojos rojos desde la oscuridad.

Belcebú, El señor de las moscas. Así es como llamaban al segundo del Infierno debido a que en los templos en los que le rendían culto, la carne de los sacrificios se dejaba podrir atrayendo innumerables moscas.

_Déjate de ironías. Esto es un asunto serio._ Su voz era muy profunda clavándose el eco de cada palabra en su cabeza._ Hemos venido a llevarnos lo que nos pertenece. Y dirigió la mirada hacia su hermana.

_Por encima de mi cadáver_Estaba preparada,había venido armada para proteger a Agnis de lo que hiciera falta.

_Ya que te gusta jugar_ la dedicó una sonrisa que desconcertaba a cualquiera_ te propongo un juego: yo apuesto a que tu hermana se viene con nosotros_ Decenas de susurros se escucharon por todos lados.
_Y..._Belcebú siguió hablando_ Y si gano, tú te unes a nosotros.

_Pues yo apuesto a que alguien va a perder algo más que sus órganos masculinos.

No había terminado de decir esto cuando se había materializado en su mano un puñal que no parecía estar hecho de un material normal, cuya empuñadura estaba adornada por un rosal que se abrazaba al mango como si fuese una boa rodeando a su presa.
<> pensaba.Él estaba dispuesto a escucharla sin hacer nada pero ella no iba a esperar más, tenía que reaccionar cuanto antes.

Se abalanzó contra él clavándole el puñal que estaba hecho de akasha, el único material que puede dañar a un demonio. Sintió como la hoja penetraba en el pecho del demonio, limpiamente, sin ningún esfuerzo. <> Pero entonces sintió una extraña fuerza que atraía su mano hacia el interior de su enemigo.

_¿Pero qué...?_ Donde le había clavado el cuchillo se había abierto un especie de vórtice que la atrajo hacia su interior. el vórtice se cerró quedando su mano atrapada dentro de él.
Belcebú levantó el brazo que tenía libre y dirigió unas afiladas garras negras, también impregnadas de aquel extraño fluido, hacia ella.
Zadquiel fue rápida y se desmaterializó produciendo una luz tan brillante que Belcebú emitió un grito y corrió a taparse sus dañados ojos.

Los ángeles podían desmaterializarse cuando quisieran pero el cambio de un estado a otro les solía dejar muy cansados. Sólo alguien muy experto podía utilizar este movimiento satisfactoriamente en un combate.

Tenía que aprovechar esa oportunidad de que Belcebú estaba distraído. ya había vuelto a dirigir su puñal hacia él cuando tuvo que pararse de repente. Tenía la mano impregnada del líquido negro y éste parecía estar vivo porque se hacía más consistente estrujándole la mano. No pudo evitar soltar un grito de dolor.
Él parecía haberse recompuesto y sus magnéticas pupilas volvían a brillar. Tenía que quitarse esa cosa como fuera. Miró a su alrededor y vio el río subterráneo que atravesaba la cueva.
<> Desplegó sus alas y se lanzó lo más deprisa que podía hacia el agua. Muchos demonios salían a detenerla pero se deshizo de ellos. De su cuerpo emitió una luz violeta muy brillante que los chamuscó a todos. Se sumergió en el río y para su alivio, esa cosa empezaba a disolverse. Miró a su alrededor en busca de Belcebú pero no le vio por ningún lado. Estaba empapada,helada de frío y agotada ;ese último ataque había consumido más energía de lo que debía. Su hermana no le preocupaba porque se había encargado de hacerla un escudo mágico pero si ella se quedaba sin energía no podría mantenerlo.Varios gritos provinieron de donde estaba Agneta. Se alegró de que funcionara.
<<¿En qué piens...?>> Unas garras habían surgido del interior del lago y se cernían sobre su cuello.

_¿Pero cómo...?_ Alcanzó a decir._ Este agua es...- Dirigió la vista hacia abajo y vio como el agua se estaba volviendo negra y viscosa. Belcebú emergió a la superficie sin soltarla. <<¿Por qué tendrá los brazos tan largos?>>
La obligó a mirarle a los ojos.Allí estaban los dos,cara a cara. Empapados. Diminutas gotas de agua resbalaban por su afilado rostro mientras que ella no podía dejar de temblar. Su corazón latía más deprisa de lo normal pero aquella sensación no se parecía nada a lo que había sentido aquella noche bajo la luz de la luna. El tacto de Mikael era delicado y cálido mientras que las oscuras garras del Señor de las moscas la oprimían con fuerza. Pero su mirada era tan magnética... Sentía como algo oscuro intentaba penetrar en su mente pero debía resistirse. Tenía que concentrarse en recordar aquellos momentos que había pasado con él y en todos los que les quedaba por vivir...en sus abrazos...en su boca... Pero esa mirada era demasiado atrayente y todo en su mente se volvía negro. <

_Se te acabó el juego._ Una voz aterciopelada resonó por toda la galería.

Amatista dijo...

Que buena narracion de la batalla ( solo eso se decir)

Luxuria dijo...

gracias Amatista, las batallas me dan respeto porque nunca había escrito una y no sabía qué tal me iba a quedar. Me alegro que te guste^^

Max dijo...

La descripción perfecta, te hace y percibiendo poco a poco a los seres que describes.
He sentido curiosidad con lo relacionado al material de Akasha y me he querido informar más, te añado algo de lo que he encontrado, que seguro que conoces pero que yo hasta el momento no, mira por donde algo más que ahora se gracias a ti.

“Así mismo, la Piedra Angular representa la "Quintaesencia", el "Akasha Cósmico" del cual surgen los cuatro elementos: "las cuatro piedras de esquina" que sustentan el edificio simbólico de la Creación. Así como también el Alma, como principio intermediario entre el Cielo y la Tierra, principio del cual surgen las cuatro potencias de la personalidad encarnada.
Un mismo símbolo, en sus distintas acepciones, para "Principio", "Fundamento", "Alma", "Cristo", "Akasha", "Triada Espiritual" [Atma-Buddhi-Manas].”
Sacado de:http://www.internetarcano.org/piedrangular/piedrangular.htm

Por o otro lado que angustia con la sangre viscosa y que envolvente la marea de sentimientos entre lo que está viviendo entre las garras del demonio y sus más añorados momentos.
¡Que intriga! :[

Luxuria dijo...

muchas gracias Max!!tu opinión ,me sirve de mucho y además he leido varias cosas sobre el akasha pero no sabía todas sus acepciones. lo de la piedra angular me va a venir muy bien!!

Espera un momento a que se carguen los comentarios