Cargando...

¿Qué es Dolce Inferno?

+/-

Dolce Inferno es una novela de fantasía paranormal que estoy escribiendo y voy publicando los borradores en este blog para que los leáis. Va a ser una saga y lo que podéis encontrar de momento es la primera parte: Polvo de Estrellas.
La autora soy yo, Luxuria o Lux o Viento según qué lugar de internet. Si lo veis que la publica en algún sitio alguien diferente, avisadme porque seguramente me estarían plagiando.
Sinopsis: Tras la última batalla contra los demonios, los ángeles quedaron muy debilitados por lo que tienen que sufrir un duro entrenamiento para poder pertenecer al Coro Celestial. En esta era el nuevo encargado de adiestrar a los jóvenes principiantes es Gabriel, un ángel al que todos quieren nombrarle arcángel pero él lo rechaza siempre.
Los ángeles, bellas y poderosas criaturas pero que están condenados a no poder amar a nadie mientras que los demonios se esfuerzan por tentarles.
Esta historia se desarrolla en un mundo basado en la Tierra pero una Tierra diferente a la que conocemos, en la que parte está dominada por los demonios y sus defensores y en otras, el poder de la Inquisición,una organización muy avanzada tecnológicamente, se ha logrado imponer. Un mundo donde todos intentan hacerse con el 5º elemento o akasha, el material más valioso y escaso que existe.
Todo se complica a partir de que Amarael, una joven candidata a ángel, conoce a un demonio con el que se ve a escondidas.

Advertencia de contenido

+/-
Esta historia contiene escenas no aptas para todos los públicos: Violencia, lenguaje malsonante, sexo, drogas, incesto, violaciones, orgías. ¡Sea responsable! Algunos temas metafísicos pueden chocar con sus creencias e ideologías. Es una historia de fantasía, si no tiene la mente lo suficientemente abierta no la lea y no moleste a los que les gusta. El mundo en que se desarrolla está basado en la Tierra para que sea menos lioso, pero no es la Tierra, verlo como un universo alternativo.

¿Qué estilo prefieres?

Libros autopublicados

Polvo de estrellas cap. 1

Os pongo todo lo que he escrito(está en el pdf menos el último capítulo)


Hola. Me llamo Suyai y tengo once años. No hace falta que os lo diga
porque os habréis dado cuenta, pero soy un chico encantador aunque mi hermano dice que soy un pesado. No le hagáis caso, lo que pasa es que tiene miedo de que
cuando crezca yo sea más guapo que él. Yo le digo que no tenga miedo, que
yo sólo soy hombre de una mujer. Entonces, él se ríe de mí e intenta sacarme quién es la afortunada. Yo no se lo quería decir pero al final decidí un día hablarle de ella, mi ángel. Y se rió aún más; de mí y de mi ángel.
Los vecinos piensan que soy un tanto especial, que siempre ando por las nubes. Eso es porque no la conocen. Es tan hermosa... algún día me convertiré en un formidable caballero, en todo un héroe, y la rescataré. Porque la tienen prisionera en un lugar muy oscuro, ¿sabéis?. Y me ha elegido a mí para que sea su salvador. Todas las noches me llama en sueños y yo cada vez me intento dormir lo más pronto posible, para poder verla antes. Su blanca piel, esos ojos tan melancólicos... ¡Es tan hermosa!
Ángeles... ¡pobrecillos! Están obligados a vivir sin amor ¡pero ella me quiere!
No me lo ha dicho, pero lo sé. Siempre se me ha dado bien entender el corazón de la gente y ella también tiene corazón. Los ángeles decidieron adoptar forma humana para poder acercarse a los humanos, por tanto, su cuerpo es como el nuestro.
Todo esto me lo ha explicado ella. Me ha contado muchas cosas. Sé que en algún lugar del Espacio existe una constelación, Las Playas o algo así. Desde la Tierra se podía observar si tenías los instrumentos adecuados. Allí vivían los ángeles. Su país estaba dividido en siete partes o cielos, como las llaman ellos (siempre tienen que ponerle nombres bonitos a las cosas normales). Los conozco a todos, desde Vilon, el más bajo de todos; Rakia, desde donde vigilan la vida; Shejakim, que es como nuestro ombligo; las ruinas de Zevul; Maón desde donde los ángeles cantan y por último, Majón. Allí está el Edén y el palacio de Dios con su trono, Avarot.
Pero un día hubo una explosión y ahora sólo quedan restos de aquellas estrellas. Mi
ángel piensa que los supervivientes tienen que haberse ido a otra constelación.
Y aquí estoy yo, intentando colarme en el observatorio de mi padre. Es un buen hombre, pero no es el mismo desde que los demonios se llevaron a mamá. Siempre llega muy cansado y de mal humor. Mi hermano dice que es porque trabaja demasiado para poder mantenernos.
Ahora está ocupado con un proyecto para construir unas pirámides, unos edificios muy grandes y triangulares. Algo así sólo se les puede haber ocurrido a los demonios; y yo no quiero que papá trabaje para los malos.
Según lo que sé a los ángeles les gustan las estrellas más brillantes así que no puede ser muy difícil encontrarles. ¡Qué contenta se va a poner cuando se lo cuente! Pero para ello necesito poder manejar este aparato: sé que sirve para mirar el cielo, como una cámara de fotos... ¡Bien! He conseguido encenderlo, pero me pide una contraseña. Eso no es un problema, conozco demasiado bien a mi padre. Mis dedos bailan rápidamente sobre las teclas.
"Neftis"

Tras un parpadeo de la pantalla parece que finalmente podré utilizarlo.
El cielo está despejado así que podré ver muchas estrellas. ¡Qué bonito es todo! Si ella pudiese verlas no estaría tan triste. Entonces percibo algo que me llama la atención: un punto rojo muy brillante. Pero un sueño muy profundo empieza a apoderarse de mi...
¡No puede ser! Un verdadero héroe no se queda dormido durante su misión...pero los párpados pesan demasiado...una voz muy dulce me llama... ¿mamá?...


***

Los ángeles se habían reunido en Majón para poder contemplar un hecho histórico. Por primera vez los que habitaban en Shejakim podían ir al cielo superior. Por fin, tras varios siglos, la construcción de La Rosa Dorada había finalizado.
Todos estaban maravillados por el esplendor de los torreones y de sus cornisas.
Esculturas de oro y plata adornaban el palacio de manera que visto desde el aire parecía una rosa. Los rayos de sol se reflejaban sobre los metales preciosos con que estaba construido.
-He oído que es incluso más espectacular de lo que fue El Rayo de Zeus- Comentaban algunos.
-¡Pues claro! ¿Acaso te imaginas algo más maravilloso?- Respondían otros.
A pesar de todo no se les había permitido entrar en el Edén por lo que tenían que
conformarse con lo que sobresalía del muro del jardín.

-¿Dónde está Nathan? Como no aparezca ya, le voy a dar una buena.
-Y luego nos llama irresponsables... ¿No se habrá rajado?
-¡Esperad!- Un joven ángel de melena corta y despeinada acababa de llegar.- Lo
siento… .-Se había quedado sin aliento y apenas podía hablar-. Lo siento, veréis...
-¡Buenas!- Una chica que aparentaba tener unos trece años de edad se dirigía hace ellos.
Llevaba una larga cabellera dorada recogida en una coleta alta. Vestía un simple vestido verde muy corto, pero por la parte de arriba la quedaba bastante suelto. Les estaba saludando con una perfecta sonrisa y unos inocentes ojos que parecían dos turquesas.
-¿Qué hace ella aquí?
-¿No me digas que se lo has contado todo?
Nathan buscaba las palabras adecuadas para poder convencer a sus amigos. Miró al
primero, Ancel. Era el único ángel que destacaba más por su anchura que por su
musculatura. El segundo, Yael, también llamaba bastante la atención ya que tenía el
pelo de color negro y blanco. Nathan advirtió que en su brazo derecho portaba a modo de brazalete una enorme esmeralda. Se fijó más en la joya y le pareció ver que algo se movía en su interior._ Veo que al final te la has traído...
-¡No cambies de tema!
-Esto...lo siento, ha sido culpa mía.- Interrumpió la joven, que se llamaba Amarael-.
Pero es que vuestro amigo miente muy mal...
Nathan se sonrojó pero ella sonrió aún más. El muchacho quiso pensar que aquella
sonrisa iba dirigida exclusivamente a él. Intentó salir de su ensimismamiento.
-...Se puso muy pesada, no me quedó más remedio.
-¡Venga! Prometo no molestar
-¡Reunión de hombres!- Proclamó Ancel. Amara puso mala cara pero los tres amigos
formaron un corro y empezaron a murmurar entre ellos.
-Ella no es una reportera- Mascullaba Yael
-Ya...pero si lo piensas bien... ¡Es una tía! Podría solucionar el problema de la
distracción.
-¿Piensas utilizarla de cebo?- Protestó Nathan.
-Si prefieres puedes serlo tú y quedarte fuera- Ancel se había puesto muy serio.
-Si dejáis de confabular...a este paso van a traer el cuerpo de Metatrón y se acabó todo._
El corro se deshizo.
-Qué pesada...
-Pero tiene razón Yael, se nos acaba el tiempo.
-¡Bien! Parece ser que a la misión Jardinería se nos ha unido un miembro de última
hora- Proclamó Ancel que parecía ser el líder.
<<>> pensó Amara, pero decidió mantenerse callada.
Ancel siguió hablando.-…Y tu apodo será...
-¡Mariposa azul!
-No hombre, es demasiado cursi. Rana moteada, ésa será tu clave.
-En fin...qué se le va a hacer...- Amara no tuvo más remedio que resignarse._ ¿Y cuál es el plan?

La puerta del Edén era toda una obra de arte. En ella estaban representados en bloques de bronce los sucesos del Pecado Original. Unos querubines vigilaban la entrada para que nadie que no fuese un seraphín pasase. Amara se dirigió a ellos con paso decidido.
-Aquí no puedes estar.- Uno de los guardianes desenvainó una espada. Tenía un gesto
muy serio y cara de pocos amigos
-Es que tengo una duda y me preguntaba si vosotros podríais responderla.- Los dos
querubines la estaban mirando así que ella siguió hablando-.Hay rumores del motivo
por el que nadie puede pasar...
-Señorita, los rumores son simplemente eso.
-¡Pero hay quien de verdad piensa que ocultáis un arma muy poderosa!
-Por favor, no diga esas cosas tan alto- Se estremeció uno de ellos.
-Si no quieren que lo diga muy alto será por algo.
-Los motivos de Dios no deben ser cuestionados por nadie. Y no te creas todo lo que
oigas, serás presa fácil de los demonios.
-¿Cómo los que me han hecho esto?- La chica se bajó un poco el vestido dejando al
descubierto un hombro y parte de uno de sus pechos.
-¿Pero qué le estáis haciendo a la pobre criatura?- Un ángel de cabellos rosados miraba furioso a los guardias.
-¡Señor Chamuel! No es lo que parece...-Intentaba explicar un querubín.
-Son los demonios, mirad lo que le han hecho.- El otro guardia le enseñó el hombro de la joven. Toda la piel se le había puesto de un azul muy brillante y oscuro.
-¡Cielo Santo! Id de inmediato a llamar a Raphael, está adentro.
-¡Cómo ordenéis!- Y dicho esto las enormes puertas se abrieron y los dos soldados
desaparecieron tras cruzarlas sin haberse dado cuenta de que otros tres ángeles habían pasado junto a ellos.

-¡Esa piedra de tu familia es realmente útil! .-Nathan no podía creer que hubiese
resultado tan fácil.
-No sabéis lo que me ha costado poder traerla...
De repente tres ángeles aparecieron de la nada.
-¿Sabes la de exclusivas que podríamos conseguir siendo invisibles?- Ancel estaba
emocionadísimo.
-No podemos abusar de ella, tiene sus limitaciones...
-¿Queréis callaros?
Entonces se dieron cuenta de lo que acababan de hacer. Miraron a su alrededor y el
asombro embaucó sus corazones. No podían creerse lo que estaban viendo. Crecía todo tipo de vegetación, cada flor más exótica y de aroma más exuberante. Las criaturas salvajes corrían a sus anchas por la verde hierba; desde unicornios hasta una especie de conejos morados que no habían visto en su vida. Una relajante melodía les hacía olvidar todas sus preocupaciones. Las aves se posaban sobre ellos y emitían su cántico espiritual.
-¡Saca la cámara! ¡Rápido!
-Espero que me saquéis guapo. Vosotros debéis de ser los nuevos fotógrafos... ¡Ah, no! que no hemos contratado a ninguno.
-Como quieras, pero luego me sacáis a mí con ese león dorado de allí... ¿¿¿Eh???
Al entusiasmado de Ancel se le borró de golpe su felicidad al contemplar la cara de
preocupación que se les había quedado a sus compañeros. Un ángel muy alto, que debía medir más de uno ochenta, les estaba mirando con cara acusadora. El joven tragó saliva.
Ese era el fin. Serían llevados a juicio y el juez Raguel no solía perdonar...

CONTINUARÁ



Opiniones, aplausos,tomates...acepto todo tipo de críticas y si tenéis alguna duda de algo preguntádmela que me esforzaré en explicarlo mejor.

Espera un momento a que se carguen los comentarios