Cargando...

¿Qué es Dolce Inferno?

+/-

Dolce Inferno es una novela de fantasía paranormal que estoy escribiendo y voy publicando los borradores en este blog para que los leáis. Va a ser una saga y lo que podéis encontrar de momento es la primera parte: Polvo de Estrellas.
La autora soy yo, Luxuria o Lux o Viento según qué lugar de internet. Si lo veis que la publica en algún sitio alguien diferente, avisadme porque seguramente me estarían plagiando.
Sinopsis: Tras la última batalla contra los demonios, los ángeles quedaron muy debilitados por lo que tienen que sufrir un duro entrenamiento para poder pertenecer al Coro Celestial. En esta era el nuevo encargado de adiestrar a los jóvenes principiantes es Gabriel, un ángel al que todos quieren nombrarle arcángel pero él lo rechaza siempre.
Los ángeles, bellas y poderosas criaturas pero que están condenados a no poder amar a nadie mientras que los demonios se esfuerzan por tentarles.
Esta historia se desarrolla en un mundo basado en la Tierra pero una Tierra diferente a la que conocemos, en la que parte está dominada por los demonios y sus defensores y en otras, el poder de la Inquisición,una organización muy avanzada tecnológicamente, se ha logrado imponer. Un mundo donde todos intentan hacerse con el 5º elemento o akasha, el material más valioso y escaso que existe.
Todo se complica a partir de que Amarael, una joven candidata a ángel, conoce a un demonio con el que se ve a escondidas.

Advertencia de contenido

+/-
Esta historia contiene escenas no aptas para todos los públicos: Violencia, lenguaje malsonante, sexo, drogas, incesto, violaciones, orgías. ¡Sea responsable! Algunos temas metafísicos pueden chocar con sus creencias e ideologías. Es una historia de fantasía, si no tiene la mente lo suficientemente abierta no la lea y no moleste a los que les gusta. El mundo en que se desarrolla está basado en la Tierra para que sea menos lioso, pero no es la Tierra, verlo como un universo alternativo.

¿Qué estilo prefieres?

Libros autopublicados

Polvo de estrellas cap. 6

Este último capítulo no está en el pdf. He tenido que cambiar los signos que indican pensamiento por comillas porque no salía el texto que había entre ellos.Siento darme cuenta de este fallo tan tarde.Ahora arreglo los primeros capítulos del prólogo también.
Ya no tengo nada más escrito.A partir de ahora el ritmo de publicación será más lento.

En sus pupilas las llamas comenzaron a brillar bajo la oscuridad de la cueva.


-Nathan, detente, por favor… -. El olor a ropa quemada la alertó. Al volverse se
encontró con su amigo demonio envuelto por el fuego. Un grito se le escapó de la
garganta. Sin embargo este lo único que hizo fue echarse a reír. Era una risa seca, con dejes de locura en ella. A Amara se le hizo escalofriante. Nunca le había imaginado riéndose así.

-Vosotros, ángeles, mensajeros de Dios, ¿con qué derecho os creéis que vais
consumiéndolo todo con vuestro fuego purificador?
-¡Arde en el infierno!
-¿Infierno?-. Su risa se oyó con mayor intensidad.- ¿Y qué sabrá alguien como tú del
infierno?
A pesar de que su ropa se estaba carbonizando no parecía que el resto de su cuerpo
sufriera daño alguno. Una membranosa ala negra brotó de su espalda y en ella se
iluminaron unos extraños símbolos.
-Haberte traído un elemental del fuego es lo peor que podías haber hecho, preciosa.
-Como vuelvas a llamarla así…

Extendió una mano de afiladas garras y gotas de un líquido negro comenzaron a
reunirse en su palma materializándose en un sable con más extraños símbolos en la
hoja. El mismo arma que ya le había amenazado una vez. Daba verdadero miedo,
parecía la representación de Lucifer que había visto en varios libros. Y se lanzó a por ella.

No sabía como reaccionar. El suelo de su habitación estaba cubierto de sangre, su
vestido blanco también. Alzó la vista ante el espejo de enfrente para descubrir alarmada que toda ella estaba salpicada en líquido escarlata, en la sangre de la única persona que se había preocupado por ella en toda su soporífera vida.

El acero maldito se había hundido limpiamente en el akhasa del joven ángel. Los
extraños caracteres de la espada se habían extendido por su santo cuerpo. Podían sentir ambos el aliento del otro en su cara. Nathan tenía la mirada anclada en el ser más horrible que jamás había visto. Había detenido el fuego. Aquello fue aún más rastrero de lo que se podía haber imaginado; atacarle a ella sabiendo que él la cubriría. Le escupió a la cara manchándole su rostro del mismo líquido carmesí. Como única respuesta el demonio sólo enarcó una sonrisa.

Le dolía todo el cuerpo, le dolía mucho. Tenía que sacarse ese acero de su cuerpo.
Logró mover un brazo y consiguió agarrarse al brazo con que su enemigo sujetaba el
arma. Reunió todas sus fuerzas para tirar de él pero la herida le impedía concentrarse.
Algo negro y alargado salía de la espalda del condenado diablo entornándose en su
cuello. Estaba muy frío, sentía como si las cuerdas vocales se le hubiesen congelado,
impidiéndole gritar de dolor.
-¡Para! Si quieres toma mi cuerpo, pero déjale ya.- Una desesperada Amara yacía
desnuda ante él.
-¿Así es como arregláis las cosas las mujeres? No es típico de un ángel…aunque esta
historia me suena… - Entonces recordó una historia que le habían contado en las
malditas reuniones a las que Samael le obligaba a asistir. "Nosferatus mencionó algo
parecido…". -¿No me digas que…? Entonces, éste es el lugar… Agneta nos mintió…-
Examinó el estado de su víctima.- De todas las manchas que me ha producido tu sangre, ésta -. Señaló al escupitajo de su cara.- me la voy a dejar para no olvidar tu osado intento.- retiró la cola de su cuello arrojándole contra el suelo. Se tornó clavando su mirada de nuevo en la chica.

" Nos volveremos a ver, preciosa. Y quiero la corona de espinas."

Y dicho esto desapareció mientras esas últimas palabras mentales retumbaban en la
confusa Amara. Se maldijo así misma por no hacer otra cosa que llorar. Corrió a
auxiliar a su amigo. Tenía el pecho destrozado aunque los complejos símbolos habían
desparecido. Le había atravesado completamente hasta tal punto que la sangre le había llegado a ella.

-Tenemos que encontrar a Raphael, ¡él puede curarte!
-Pero está en Avarot…no podemos cruzar el Edén…- Casi no podía ni hablar. Ahora
que el frío se había retirado de su garganta, cada palabra ensangrentada le abrasaba.
Quería desmayarse pero no podía dejar a su amiga así…
-¡Tú eres más importante que su estúpida reunión!
-Para mi…tú eres lo más importan… lo más importante. Tú eres…-alzó su mano para
acariciarle su rostro. Estaba húmedo por las lágrimas que había derramado por él.-…tú eres mi luz.
-Perdóname. Yo jamás…no sé que le ha pasado, no parecía él…
-Eres demasiado inocente.
-¡Espera! Se me ha ocurrido algo-. Se arrancó unas plumas de sus blancas alas.-
También están hechas de akhasa-. Y se las colocó sobre la herida. Se arrancó más, hasta que logró taparla superficialmente. Nathan se sentía mejor que nunca, ya había dicho todo lo que quería decirle. Y sin poder evitar sonreír, cerró los ojos.

CONTINUARÁ

Por favor,¡¡ quiero opininiones!!

Mefisanry Loux dijo...

Me ha encantado tu historia, me gusta mucho como escribes... estoy super intrigada por seguir leyendo...

Felicitaciones, te deseo mucha suerte con tus dibujantes... seria muy interesante ver la animacion.

Luxuria dijo...

Muchas gracias,con comentarios asi me dan ganas de seguir escribiendo más.A ver si subo pronto otro capítulo.Lo de los dibujantes no va mal pero es muy complicado y la cosa avanza muy lenta.

Espera un momento a que se carguen los comentarios