Cargando...

¿Qué es Dolce Inferno?

+/-

Dolce Inferno es una novela de fantasía paranormal que estoy escribiendo y voy publicando los borradores en este blog para que los leáis. Va a ser una saga y lo que podéis encontrar de momento es la primera parte: Polvo de Estrellas.
La autora soy yo, Luxuria o Lux o Viento según qué lugar de internet. Si lo veis que la publica en algún sitio alguien diferente, avisadme porque seguramente me estarían plagiando.
Sinopsis: Tras la última batalla contra los demonios, los ángeles quedaron muy debilitados por lo que tienen que sufrir un duro entrenamiento para poder pertenecer al Coro Celestial. En esta era el nuevo encargado de adiestrar a los jóvenes principiantes es Gabriel, un ángel al que todos quieren nombrarle arcángel pero él lo rechaza siempre.
Los ángeles, bellas y poderosas criaturas pero que están condenados a no poder amar a nadie mientras que los demonios se esfuerzan por tentarles.
Esta historia se desarrolla en un mundo basado en la Tierra pero una Tierra diferente a la que conocemos, en la que parte está dominada por los demonios y sus defensores y en otras, el poder de la Inquisición,una organización muy avanzada tecnológicamente, se ha logrado imponer. Un mundo donde todos intentan hacerse con el 5º elemento o akasha, el material más valioso y escaso que existe.
Todo se complica a partir de que Amarael, una joven candidata a ángel, conoce a un demonio con el que se ve a escondidas.

Advertencia de contenido

+/-
Esta historia contiene escenas no aptas para todos los públicos: Violencia, lenguaje malsonante, sexo, drogas, incesto, violaciones, orgías. ¡Sea responsable! Algunos temas metafísicos pueden chocar con sus creencias e ideologías. Es una historia de fantasía, si no tiene la mente lo suficientemente abierta no la lea y no moleste a los que les gusta. El mundo en que se desarrolla está basado en la Tierra para que sea menos lioso, pero no es la Tierra, verlo como un universo alternativo.

¿Qué estilo prefieres?

Libros autopublicados

Polvo de estrellas cap. 12

Por motivos que desconozco el capítulo no había salido completo. Lo siento, de verdad. A mí sí que me aparecía bien...ahora entiendo vuestros comentarios. Lo que está en otro color es que debería estar en cursiva y lo que aparece entre comillas, pensamiento.





El dolor cada vez era más intenso, pero resultaba bastante placentero. Sentía su mano como si estuviese congelada, como si en vez de sangre, sus venas estuvieran hechas de escarcha. Un frío tan intenso que ardía. Se la llevó hacia su pecho izquierdo, para agarrarse el corazón con ella mientras hundía sus uñas en la tierna carne. Con la otra mano apretaba con más fuerza, para sentirlo más, porque sabía que le sentía a él. Pensaba que con el agua sagrada del río subterráneo, podría hacer desaparecer aquella maldición, pero no parecía surtir efecto.
Salió cuidadosamente del agua. Contempló su reflejo como siempre hacía después de cada baño. Una muchacha escurriéndose una larga cabellera del color del arco-iris le devolvió el saludo. No sabía por qué, pero siempre que su cabello se mojaba, se tornaba en aquel remolino multicolor. Se quedó un momento pensativa, mientras las pequeñas gotas de agua resbalaban por su piel. Siguió delicadamente con un dedo, el recorrido de una que le caía desde la sien, hacia el resto del torso. Al hacerlo recordó el modo en que le había acariciado él. Una parte de ella se alegraba de que la cosa no hubiese seguido, aunque por otro lado, ansiaba saber qué es lo que hubiera pasado.

"Soy débil. He caído a la primera"

Amara sabía que si se sentía mal era por Nathan, si él no se hubiese entrometido, nada de aquello habría sucedido. Agitó la cabeza arrepentida. Esos pensamientos no eran propios de ella. En los últimos días de su existencia había mentido a demasiada gente, se estaba convirtiendo en todo lo que aborrecía. ¡Pero qué caricias…!
Se arrojó sobre su cama y agarró fuertemente la almohada mientras hundía en ella su rostro, desesperada. De nuevo, un intenso pinchazo le hacía estremecerse. Volvió a mirar la marca, que parpadeaba con un brillo rojizo. Algo en ella era diferente, antes consistía en un conjunto de símbolos y dibujos inteligibles agrupándose en una estrella de cinco puntas invertida, pero ahora percibía como una llamada, una fuerza gravitacional que atraía a su mente. Sentía como si aquellos símbolos estuviesen tratando de decirle algo, le sentía a él, y cada vez todo parecía ir adquiriendo un significado. De pronto, su mente fue transportada a otro lugar. Todo estaba oscuro y parecía hallarse en el vacío, sin ningún sonido, sólo el eco de sus pasos, aunque por alguna razón, podía verse a sí misma claramente. Su cuerpo estaba desprendiendo una brillante luz, nunca se había visto a sí misma brillar tan intensamente. Siguió andando, guiada por esa extraña fuerza de atracción. Llegó un momento en que la oscuridad se disipó, dando lugar a lo que parecía un laboratorio. Ya había estado varias veces en los que trabaja Raphael, por lo que estaba acostumbrada a que aquellos ojos sumergidos en formaldehído la observasen. Se disponía a coger uno de ellos que le había llamado la atención, cuando sintió la abrasante amenaza de cientos de lenguas ígneas. Todo ardía a su alrededor. Asustada por si algún líquido inflamable estallaba, intentó salir de ahí, mas parecía estar rodeada. Entonces, encontró un árbol que se erguía en medio de aquel caos. Con una mano acarició el tronco. La madera era suave y las ramas estaban repletas de frutos. Una manzana dorada llamó su atención de entre todas las demás. Desplegó sus alas para poder elevarse unos centímetros y llegar a alcanzarla. Relucía entre sus manos, y se veía tan apetitosa y jugosa…invocaba a sus labios. Cerró los ojos mientras se llevaba aquella delicia a la boca. Saboreó aquel bocado con los cinco sentidos. Después quiso darle otro mordisco más, y otro. Cuando quiso darse cuenta, ya se la había comido entera. Mientras degustaba del último pedazo, unas visiones penetraron en su mente, dejándola en estado de shock.

Aquellas imágenes, todo lo que vio en ese momento…nunca lograría enterrarlas en el olvido. Mientras masticaba, sentía la boca pesada y con un sabor metálico. La sangre comenzó a desbordarse y a resbalar por su mentón. Las manos las tenía cubiertas de sangre, pero no podía parar de masticar. Agarró otra fruta más y sintió la necesidad de devorarla, y otra más. La sangre seguía fluyendo como si de una fuente se tratara, manchando su blanco e inmaculado vestido. No paró de engullir hasta ahogarse en su propia sangre. Las llamas la arroparon con su manto de humo y brasas.

* * *

Al otro lado del mundo, dos ojos rojos brillaban en la oscuridad.

-¿Ocurre algo, Caín?
-Tranquila, todo va perfectamente.- Me encanta contemplar su cuerpo desnudo tendido sobre mí. Jugueteé con uno de sus suaves mechones de cabello celeste. - ¿Sabes, Zad? Me sorprende que todavía no te haya convertido en vampira.
-¡No me llames así!...Sí que ha probado mi sangre…pero dice que se está reservando el momento de devorarme entera.
-¿Y qué pasará cuándo ese momento llegue?
-Todo seguirá igual, seguiré adorando a mi marido y podré seguir viendo a Agnis…
-Curiosa la forma en que “adoras” a tu marido.

Antes de que me diese tiempo a reaccionar, sentí el frío akhasa de su mano abofeteándome. Qué fácil resultaba hacerla enfurecer. Seguro que a Mikael le mantenía a raya… Ya más calmada siguió hablando.

-Con el tiempo me he dado cuenta de lo afortunada que soy. Soy la envidia de los Siete Infiernos. Cualquiera se entregaría a él como el mayor de los placeres concebidos. Sí…claro que lo noto, lo siento en sus miradas. Sobretodo en las de esa Viento…no soporta verme junto a él. Infernalia es un sitio mejor desde que ella no está aquí. ¿Y sabes? Tu piel es tan áspera comparada con la de él…y tus labios no están tan jugosos...
-¿En serio?-. No pude evitar enarcar una ceja.

Mientras decía todo aquello no había cambiado ni un ápice su expresión. Seguía con el mismo semblante sólido de siempre. Y además no se mostraba nada satisfecha…lo mínimo sería que se mostrase de mejor humor y qué menos que agradecida... Tampoco estaba muy seguro de cómo habíamos llegado a esa situación. Ella se me había acercado para decirme que quería felicitarme en persona por mi ascenso, por lo que ya se había enterado de lo de Mikael. Aún así accedí, puesto que no pensaba irme de allí sin haber logrado hablar con ella. Como había supuesto, casi me rebana el pescuezo con esa afilada daga suya. Intenté explicárselo todo, pero ella no parecía muy dispuesta a querer escucharme. Hasta que la mencioné aquello. La situación cambió completamente. Ella se me entregó en busca de ¿consuelo? Las veces que la había visto anteriormente, había tenido la impresión de que sus ojos reflejaban una profunda tristeza, pero ahora que había podido sumergirme en ellos detenidamente, no estaba tan convencido de aquello. Aquellos cristalinos representaban un muro impenetrable. Había intentado descifrar su mente, sin éxito alguno. Su corazón se había endurecido. Como el mío.

Unos repiqueteos contra la vidriera interrumpieron la tensa atmósfera que se había formado. A través del cristal coloreado, un cuervo batía sus negras alas cuan ángel caído.

-Bien hecho, preciosa.
-¿Es necesario meter a alguien así en esto?
-Zadquiel, ella estaba metida en esto desde que nació.
-Pero es tan joven…
Le agarré de la barbilla para obligarla a mirarme a los ojos.

-Confía en mí.

Había pensado que quizás en esa situación sí que podría leerle la mente, pero seguía resistiéndose.

-Deja de intentar penetrar en mi mente, todavía puedo arrojarte a mis vampiresas…
-Quién iba a decir que sería más fácil penetrarte por otro sitio…

Sentí un hilo de sangre acariciar mi cuello. La daga de akasha hundida en mi piel me producía un inmenso dolor.

-Eres igual de arrogante que todos. No sé qué diferencia hay entre confiar en ti, o en Nosferatus.
-Que yo no voy por ahí arruinando bodas…-. Me costaba hablar manteniendo la compostura. El akasha resultaba realmente molesto. Por fin retiró la maldita daga de mi cuello sin consideración alguna, provocando que más sangre saliese de la herida y arrancándome casi un grito.

-El olor a sangre les vuelve locas.
Apresuré a limpiarme, aunque sabía que eso no ayudaría mucho.

-Vete antes de que Nosferatus vuelva, si es que puedes salir entero, claro.

Miré preocupado hacia la puerta, sabía a lo que se refería. Al otro lado había un pasillo infestado de estas sedientas criaturas. Claudia seguía graznando y golpeando el cristal. Sabía qué era lo que tenía que hacer y el cuervo también lo había captado por lo que se apartó rápidamente de la ventana. De un gesto con la mano hice estallar en cientos de fragmentos la vidriera que se interponía ante mi libertad. Zadquiel observaba inmóvil mientras me arrojaba al abismo realizando el salto del ángel desde una de las torres más altas. Nosferatus reconocería el aroma de mi sangre maldita, pero ya no podía hacerme nada.

* * *

-Mi mamá me contó una vez que en el jardín del Paraíso, existía un rosal. Y que de su primera rosa nació un pájaro, un ave blanca. La sangre de Eva, la primera mujer, tiñó las flores de rojo carmesí, y una chispa de fuego de la espada del ángel Samael, cayó sobre su nido, y la pobre criatura murió abrasada. Pero de su rojo huevo, nació un ave única y echó a volar desplegando sus radiantes y flamígeras alas. Su canto es especial y cada cien años, se purifica en sus propias llamas, para volver a renacer más resplandeciente que antes, pues es única en el mundo: el fénix.

Amara se fue incorporando lentamente. Un niño de rubizos cabellos e inocente mirada azul se encontraba junto a ella. Su vestido seguía siendo blanco intenso, sin mancha alguna de sangre.

-¿Pero qué...?
-Tú no eres mi ángel. Yo quería verle a ella… Eres verdaderamente muy hermosa.- Su tono de voz había cambiado en aquella última frase. Ahora sonaba hueca y distante.
-¿Sigo estando en la misma pesadilla?
-Tú no puedes tener pesadillas
.-hizo una pausa antes de continuar-. Él quiere la Corona de Espinas.
-Ya lo sé, pero… -. volvió a contemplar la marca, que parecía haber vuelto a la normalidad.- ¿Debería dársela a él?
-En cuanto los demás sepan que la tienes, te la querrán arrebatar.
-¿Debería ponérmela yo?
-La corona está maldita. Otorga mucho poder, pero nunca serías feliz con ella. Ese poder no lo necesitas, puesto que ya posees uno mayor, sin embargo, la felicidad sí que te hace falta.
-Él se piensa que soy una frágil mariposa…y él, un temible cuervo. ¡Quiero demostrarle que yo no soy ninguna presa débil!
-Las mariposas no renacen del fuego.
-¿Puedo salvar a todos?
-Puedes hacerlo. Ahora que sabes la verdad.

Aquellas visiones volvieron a ella estremeciendo todo su ser. Es cierto, lo había visto, pero ¿no formaba todo parte de su retorcido juego? Incluso aquel niño…sonaba tan irreal…

-Hagas lo que hagas yo te apoyaré. Estés donde estés yo te protegeré. Eres la estrella más brillante del firmamento, no te perderé de vista. Pronto, los demás te descubrirán también; no, ya lo saben, por eso te envidian. Pero a ti no pueden afectarte sus falacias, tú eres superior a ellos.
-Si fuese tan superior no necesitaría que otros me protejan.
-Te protegen porque te aman.
-Yo no hecho nada para merecerme el afecto de nadie…
-En este mundo existen cuatro clases de seres: los que te protegen porque te aman, los que lo hacen porque eres importante, los que te odian por envidia y los que te temen.
-¿Puedo odiar a alguien simplemente por el hecho de que ellos me odien a mi?
-No, tú estás por encima de todo eso. Amarael, todo en esta vida tiene su propio punto de vista, desde la perspectiva de cada uno. Por tanto, ninguna es la correcta, todas lo son desde ese punto de vista. La única forma de entenderlo todo es juntando todas esas perspectivas. Entonces, te darás cuenta que pocos son malvados de verdad.
-Eso siempre lo he sabido, no pueden ser tan malos como nos dicen…
-Otra prueba más de que eres más inteligente que ellos. El odio y el engaño son el arma de los dioses. Pero tú no necesitas combatir con sus mismas armas, tú tienes las tuyas propias… Se me acaba el tiempo.
-Espera, hay tanto que no…
-Nunca apagues tu luz.

Amara iba a reprochar, pero el niño empezó a desvanecerse, todo parecía disolverse. Hasta que sintió el aire acariciar su piel. No parecía encontrarse en el cielo, la atmósfera era más pesada y el aire resultaba difícil de respirar. Eso solo podía significar que estaba en una ciudad industrializada de la Tierra. Se encontraba en medio de una calzada pavimentada y ante ella se alzaba una inmensa torre de unos sesenta y nueve metros de altura, sobre la cuál, posaba un ángel dorado con las alas extendidas hacia el cielo. No cabía duda, solo podía tratarse de la Columna de la victoria, construida por los alemanes tras derrotar a los demonios con ayuda de la Inquisición. Para los humanos sería una experiencia única contemplar su ciudad desde aquella altura, seguramente se sentirían libres, como lo que ella sentía cuando volaba entre las nubes. Aunque solo fuese una falsa ilusión, aquella sensación merecía la pena. Pero seguía sin entender cómo había llegado hasta allí. Todo parecía desierto, ni un alma se avistaba en toda la avenida. Se acercó a un quiosco abandonado repleto de periódicos preparados para ser repartidos. La fecha le llamó la atención: seis de junio de 6666. No había caído en que los humanos se encontraban en ese año, en el Cielo el tiempo se medía de forma distinta. Las campanadas de un reloj llamaron su atención ya que sonaban de forma muy curiosa: las campanadas pares sonaban más agudas que las impares. Había pensado que por una extraña casualidad, serían las seis y seis minutos, pero las campanadas sólo anunciaban la medianoche. Volvió a echarle una última mirada al monumento. Desde aquella distancia seguía siendo impresionante. El ruido de un vehículo aproximándose le sobresaltó. Al darse la vuelta, dos focos de luz la deslumbraron.

Al abrir de nuevo los ojos, se topó con la cara de un hombre de que la miraba preocupado.

-¿Amara?

Aquella voz le resultaba familiar, ya la había oído ese mismo día…

-¡¿Señor Gabriel?!
-No me llames señor.
-¿Cómo…?

Se incorporó rápidamente para descubrir que se hallaba tumbada sobre la mullida cama de su cueva.

-Menos mal que despertaste, ya estaba por llamar a Raphael…
-¡A Raphael no!
-Ya imaginaba que no querrías…Por cierto, vives como los hombres del cromañón, pero con sábanas rosas…
-¿Qué haces aquí?
-Antes no teníamos intimidad…además, ya me temía que algo raro pasaba… ese tatuaje, ¿quién te lo hizo?
La joven contempló la marca que lucía siniestramente en su mano. Miró con cara de culpabilidad a Gabriel.

-¿Pensabas que no me había dado cuenta? ¿Ves este tatuaje?-. le enseñó el dibujo que lucía en su costado izquierdo-. Me lo hizo un demonio, reaccionó en cuanto me acerqué a ti.

Amara estaba mareada por todos aquellos sucesos. Primero la maldita marca, después las alucinaciones y ahora Gabriel le revelaba estas cosas sentado sobre su cama.

-¿Te lo hizo él? El que os atacó- se apresuró a aclarar.

-No lo sé…todo empezó desde que vi a ese cuervo… -. Todo le daba vueltas. Volvió a recordar todo lo que había visto y el miedo volvió a invadirla.

-Tranquila, no pasa nada.- La arrimó hacia su cálido pecho y la rodeó con sus fornidos brazos.- ¿Sigues teniendo frío?

Amara se apresuró a apartarse de él.

-No es un tatuaje…apareció de repente…el laboratorio…la manzana…aquel niño… Las palabras se le apelmazaban en su boca y se sentía estúpida al formularlas. Nada tenía sentido…

-Me has pegado un susto…cuando llegué estabas pintando con tu propia sangre la pared y no reaccionabas a mis palabras, ¡parecías un zombie!
-¿Qué estaba haciendo qué?-. Se acercó a la pared done había señalado, asustada. Se sorprendió cuando vio el dibujo de un ave envuelto en llamas.

-¿Esto lo he hecho yo?
-Estabas poseída, algo había entrado en tu mente. Intenté salvarte, pero una extraña fuerza me lo impidió. Nunca había sentido algo como eso…

Permanecieron un momento en silencio, sin saber qué decir. Había tantas cosas incomprensibles…

-Amara, todos hemos pasado por algo similar, aquí nadie está limpio como se intenta hacer creer. Pero te digo por experiencia propia que te alejes de él. Son expertos en esto, sólo te confundirá más hasta obtener de ti lo que quiera.

Eso es lo que le decía la razón, pero su corazón reaccionaba de forma contraria. Quizás en Gabriel sí que podía confiar. Tal vez él era el único al que podía contarle todos sus miedos. Pero eso conllevaba meterle en esto, y no quería que nadie más saliese mal parado por su culpa. Además, ella no necesitaba la ayuda de nadie…

-¿Conoces la corona de espinas?
-Se dice que es un objeto sagrado, pero nunca ha sido encontrado.
-¿Qué importancia tiene un objeto sagrado?
-Hay siete, uno para cada rayo, pero olvídate de ellos, están malditos. O eso es lo que se dice… La corona de espinas es el regalo que el ángel Agneta iba a regalarle a su hermana Zadquiel como regalo de bodas. Se sabe que la corona sí que fue forjada, pero nadie la encontró jamás. No se sabe si Zadquiel llegó a ponérsela y si la tragedia que sucedió después formaba parte de la maldición.

-¿Cómo se sabe que es un objeto sagrado si…?
-Agneta anunció por todo lo alto que estaba forjando la más bella y delicada diadema jamás creada. Muchos orfebres de gran prestigio se mostraron deseosos de participar en el proyecto. El propio Serafiel dijo que sería bendecido para convertirse en el objeto sagrado del Rayo violeta. Pero al final parece ser que es verdad que están malditos…Pero hay tantas historias…-. se apresuró a añadir al contemplar la cara que estaba poniendo la chica.- Hasta se dice que Zadquiel pensaba quitarle el trono a Metatrón y que con esa corona gobernaría a toda la Creación…

-¿Estabas allí cuando todo eso pasó?
-Lo recuerdo perfectamente, a pesar de lo joven que era. ¡Cómo iba a olvidar a Mikael! Cuando llegó a la catedral estaba increíble, irradiaba un aura de magnificencia que más quisiera un seraphín… Gracias a él ahora soy quien soy.

La muchacha parecía muy interesada en oír la historia. Gabriel se encontraba sorprendido de estar hablando sobre estas cosas a esas alturas…nunca lo había contado, ni siquiera a Iraiael. Dio unos pasos mientras divagaba por las agua de su pasado y volvió a sentarse sobre la cama. Hacía mucho tiempo que no echaba la vista atrás hacia esos días. No le costó ningún esfuerzo visualizarse.

-Tras la muerte de mis padres me quedé trastocado psicológicamente. Sí, también los demonios mataron a mis padres, eso fue un año después de lo de mi hermana. En estos casos resulta mucho más simple volcar todo tu odio en alguien. Es un mecanismo de defensa, una forma de aliviar el dolor…y yo me cegué por la venganza.
>> Me convertí en un asesino despiadado de criaturas del infierno, me encargué de que cualquier demonio temblase cuando escuchara mi nombre. Jamás solté un arma, se había vuelto mi obsesión y el único motivo por el que permanecía vivo. Entrené mi cuerpo hasta llevarlo al límite, lo forcé para conseguir todo el poder posible. La ira era mi único alimento y la furia, mi compañera. Durante las pocas horas de sueño que tenía, aniquilaba más demonios.

A Amara le resultaba extraño imaginarse a aquel mismo ángel cubierto de la sangre de sus enemigos, matándolos de la forma más despiadada posible. Era imposible imaginar un atisbo de crueldad en aquella mirada bondadosa.

-…Entonces fue verle a él y lo comprendí todo. Mikael, el arcángel azul, el único que fue capaz de derrotar a Lucifer…Él no desprendía ese aura oscura que desprendía yo. Me hizo comprender que por el camino de la venganza y la ira, sólo se llegaba a donde los demonios pretendían llevarme. Me prometí a mí mismo que algún día sería como él. Entonces fui dejando de lado mi obsesión y comencé a socializarme. Conocí a Menadel y a los demás, y a Iraia…y aquí estoy.- Le dedicó una amplia sonrisa para restarle importancia al asunto.

-¿Entonces tú también te casarás con Iraiael?
-¡Ey, un momento! Que me quiera parecer a Mikael no significa que me tenga que teñir de rubio y hacer exactamente todo lo que hizo él…
-Pero si la quieres…
-Por llevarla al altar no voy a quererla más…mira a los humanos, ellos se casan por conveniencia.
-Ya… -. Parecía que por fin todo había cesado de girar. Había llegado un momento que incluso había dudado de que aquella conversación fuese real. La voz de Gabriel le resultaba muy agradable, podía estar escuchándola eternamente sin llegarse a cansar de ella. Pero tenía que aterrizar en el suelo. La realidad era que ella tenía en su poder un objeto muy poderoso y ese diablo quería quitárselo…

-Gabriel…tengo que pedirte una cosa…
-Dispara.
-Mátame. Aquí y ahora.
-Sí claro, y después Raphael me matará a mi…después de resucitarte, por supuesto.- la chica le seguía rogando con la mirada que lo hiciese.- Amara, no voy a matar a una joven tan guapa como tú y menos por haberse visto en secreto con un diablo…
-No he quedado con él en secreto…
-¡Ni siquiera has hecho nada con él, entonces!
-Pero antes de que cometa una estupidez…
-Si algo malo te pasara, a Nathan le daría algo…
-¿A Nathan?
-Sí, por él estoy aquí. Fui a visitarle, y lo primero que hizo al despertarse fue hacerme jurar que estabas bien…y como no me gusta jurar en vano vine a asegurarme de que así fuese.
-¿Ha despertado?

Una enorme cara de alegría remplazó todos sus temores. Tenía que ir a verlo.


-Deberías ir a verle, le hará mucha ilusión.
-Gracias, Gabriel

Le dio un rápido abrazo y se inmaterializó en luz para ir más deprisa. Gabriel se quedó un tiempo contemplando el dibujo del fénix que la propia Amara había hecho. "Estás falta de cariño, ¿verdad?"



Seleccionad capítulo:

Nay Tiyi dijo...

Son las 8:26 am y acabo de llegar a casa y estoy acá, frente a la márquina tomando mate sola xD
jajaja

Me gusto mucho el capítulo. Es corto, eso es verdad, pero no siempre se necesitan muchas palabras para decir algo

Espero que andes bien

Un beso enorme!
Nay

Luxuria dijo...

Vaya trasnochadora estás hecha(o que viviada al ordenador estás jeje)

Muchas gracias por comentarme, además la primera jeje(que yo siempre llego muy tarde a los tuyos...)

Me alegro que te gustase. ¿te pareció corto? Con lo de corto me refería a cuando Amara "muere" dejarlo, que eso sí que es corto.
No lo he dejado justo en un momento de mucha tensión como otras veces para no alargarlo demasiado, además de que tenía que tener un relato para hoy terminado y desafortunadamente no podía dedicarle más tiempo a D.I.

Por cierto, me estoy planteando escribir un fan fic navideño sobre mi propia historia jeje. He visto que hay varios concursos de relatos románticos yy he pensado¿por qué no hacer uno con los personajes de mi historia? Obviamente no sería parte de la historia, si no sería spoiler. Más bien un fan-fic sobre algo imposible...bueno no sé, el caso es que me paso el día tecleando y mis dedos están muy cansados, ¡pero seguiré escribiendo más!(soy un poco masoca jeje pero esque si no me meto autopresióna mi misma...)

Amatista dijo...

Tengo un duda, para poder entender bien...

¿Esto sucecede despues de los hechos acontecidos en el prologo verdad o son anteriores?

Zad, esta en el infierno con Cain y quien biene a ser Cain aqui, ¿Cual papel representa es un angel?

Amara ¿Que pasa con ella aqui?

Me quede pensando largo rato....XD

Luxuria dijo...

Vaya lío te has hecho. EL prólogo pasó hace tiempo, y a partir de Polvo de estrellas comienza la historia que hace que ha pasado bastante tiempo de lo del prólogo. Este capítulo sigue el anterior. No puedo dar más explicaciones porque revelaría parte de la trama. Ya sé que son muchas cosas las que no se comprenden bien, pero no puedo revelarlas todavía. Caín es un ángel caído(diablo) porque lo que una vez fue ángel ;)
Lo de Amara viene por la marca que le apereció en el capítulo anterior, es como que tiene visiones.

Ya te has leído todo lo que tengo :D. Hoy espero terminar un capítulo más. Gracias por leerme y comentarme

Luxuria dijo...

Ah y Zad se fue con Nosferatus al final del prólogo, por eso Caín se la encuentra

Ann dijo...

fffffff....

no entendia que onda con lo de cambiar de color y cursiva y eso... y luego pegué un renglón que me gustó en un doc. de word y me apareció un buen tramo de texto de tu historia,,, al principio dije 'que es esto' y luego lo leí bien y ya le entendí

mi nombre: Ann
mi pais: méxico (por tu forma de escribir, debes ser de argentina o algo por ahí ;D)
Mi edad: algo entre 16 y 17
tu historia: genial hasta donde he leido (en 12 horas son...uhm... todos los capitulos; contando las horas que salí a pasear y eso)

vale

me despido xq ya es noche

ciao

♥kiss♥

Luxuria dijo...

Hola Ann! Muchísimas gracias por comentar y por haberte leído mi historia!!No sabes lo feliz que me pongo cada vez que recibo un comentario.

Soy de España, de Madrid. ¿En serio parezco argentina? Es curioso porque la gente cuando me conoce me pregunta lo mismo pero es por mi forma de hablar, pero por mi firma de escribir, esto es nuevo jeje. De hecho utilizo palabras como "coger" que en Argentina tiene un significao totalmente distinto. En Epaña es una palabra muy normal, simplemente significa "sostener algo con las manos".

Lo que no entendí muy bien es lo que me quisiste decir con lo de que a pegarlo en word aparecía más historia oO. Lo único que lo que está en color tendría que ir en cursiva, pero como toda la letra ya está en cursiva y no hay manera de cambiarlo, lo puse en otro color. Lo que no sale es lo que pongo entre <> y por eso lo pongo entre comillas(y por algún extraño motivo no hay manera de que aparezca con el mismo tamaño que el resto...)

Bueno, me alegro que te haya gustado^^. Me voy a comer que hoy tengo mi comida preferida(lasagna) y cuando vuelva cuelgo un capi más.

yasary dijo...

Hola.
Y ya, este es el último comentario que te dejo hoy. Al parecer mi amiga todavía no se ha pasado, o lo estará hacdiendo en ente momento. Pero aparecer, aparecerá...
Me ha dijado un poco pillada este capítulo. Además del hecho de que es muy corito, y me has dejado con muchas ganas de leer más...
Espero que el siguiente no tarde en salir...

Entonces... Por lo que has dicho en uno de los comentarios anteriores ¿Esto sería una especia de visión que tiene Amara sobre lo que le ocurrió a Caín?

Y por cierto, a mi no me sale nada de comillas, ni letras en otro color...
Bueno, esperando al siguiente con ganas.
¡Un beso!

Luxuria dijo...

Pues el siguiente capítulo lo estoy colgando ahora mismo, en un rato está.

Vaya lío os estoy haciendo xD. Caín es el responsable de la marca y lo que ha visto amara...pues ya se explicará.

El formato del texto me está volviendo loca.
¿No os sale parte de la conversación de Amara con el niño(que por cierto, es Suyai, el del capi 1) en color anaranjado? oO

Hay alguna frase que está entre comillas y sale el texto más pequeño, no sé por qué. ¿Pero en serio falta texto? a lo mejor por eso me decís que os resulta cortito. A ver, por favor, si alguien puede mirar este enlace: http://www.topfanfics.com/view.php?id=1011 y decirme si es lo mismo que os aparece a vosotras en el blog?

yasary dijo...

Ahora sí, jope...
Ahora ya me he enterado... Es que a mí, lo que ma sale en el blog, es muy diferente a lo que me sale en topfanfics...
Ahora ya sí que me he enterado...Y de corto, nada...
Y si consigo encontrar en 13, me pondré con él ahora...
¡Un beso!

Espera un momento a que se carguen los comentarios